AQUI-EL-ALT
Consulta On-line
CONTACTE CON NOSOTROS

Los mejores descalcificadores domésticos

Para conseguir una adecuada purificación del agua, muchos usuarios se preguntan cuáles son los mejores descalcificadores domésticos. Los dispositivos de descalcificación de más calidad son aquellos que cumplen con sus funciones de saneamiento sin sufrir averías, cuyo uso además es fácil y por supuesto, su mantenimiento.

¿Para qué sirve un descalcificador doméstico?

En cuanto a para qué sirve un descalcificador doméstico, se trata de las máquinas más adecuadas para suprimir los excesos de sales de magnesio y calcio que van acumulándose en el agua.

Así pues, la principal función de los descalcificadores para casas, es propiciar que el agua corriente o AFS obtenga mejores propiedades de naturalidad y pureza.

A partir de ahí, hay diferentes clases de descalcificadores, así como diferentes precios.

Los profesionales que se encarguen de la instalación de descalcificadores, tendrán que informar a los usuarios sobre cómo y para qué funcionan los descalcificadores, de modo que el mantenimiento resulte más sencillo para los propios clientes.

El agua que se consigue con aparato de descalcificación, no solo es mejor para consumirse, sino también para optimizar otras tareas en el hogar. Es el caso de las coladas.

La presencia excesiva de cal y otros minerales, provoca que otras sustancias (por ejemplo, detergentes) no se disuelvan óptimamente en el agua, debiendo añadir más cantidad de producto para obtener idénticos resultados que con un agua blanda. A este respecto, se llaman aguas duras a las que contienen grandes cantidades de calcio y magnesio, aguas que dejan rastro en vajilla, en ropa y, también, en tuberías.

Tipos de descalcificadores

Las empresas que se dedican a mejorar las redes de agua, han de presentar un amplio catálogo de tipos de descalcificadores, de modo que el trabajo se personalice el máximo.

El tipo de descalcificador determinará el uso final, su ajuste al presupuesto y otros factores de importancia a la hora de optar por un dispositivo u otro.

Existen básicamente tres tipos de descalcificadores:

  • Electrónicos.

  • Descalcificadores sin sal.

  • Magnéticos.

Estos últimos son descartados por muchos especialistas dada su falta de eficiencia.

Los electrónicos son de las clases de aparatos de descalcificación más eficientes, aunque lo cierto es que funcionan evitando la cristalización más que purificando el agua.

Los descalcificadores sin sal suponen de los avances más importantes en el sector de la descalcificación doméstica de redes.

Este tipo de sistemas actúan manteniendo el calcio y el magnesio líquidos. Mediante procesos químicos y mecánicos, en los que entran en juego sistemas de barras de iones, los minerales son disueltos y propician aguas más blandas y menos agresivas para las cañerías y la generalidad de las redes de agua, así como electrodomésticos y, por supuesto, la salud de los consumidores.

Instalación de descalcificadores

Siempre que se necesite instalación de descalcificadores, hay que acudir a personal cualificado.

En nuestro equipo tratamos cada caso de forma individual, proponiendo las mejoras más adecuadas según las circunstancias. El montaje de descalcificadores ha de darse bajo ciertas normas que conocen y dominan los expertos en redes hidráulicas.

A la hora de instalar el descalcificador, el operario ha de saber perfectamente su funcionamiento y en qué consiste el proceso, para que los ajustes se adecuen lo máximo posible a la red de aguas que haya que descalcificar y desmineralizar.

Básicamente, la descalcificación se trata de un intercambio entre iones. En el procedimiento se utilizan resinas especiales para la absorción de las partículas no deseables.

Para esquematizar, podemos dividir el proceso de instalación como la puesta en marcha de un aparato que: producirá permuta iónica, regeneración del agua y, por supuesto descalcificación.

Los especialistas también han de tener en cuenta otros factores cuando se proceda al montaje, ajuste y puesta a punto del sistema.

Los aparatos que funcionan con sal, pueden resultar ineficaces o incluso perjudiciales para la salud.

En el intercambio de iones, puede ir a parar al agua una cantidad considerable de sodio, lo que no es recomendable para las aguas potables. Debe tenerse en cuenta que, de padecer este problema, habrá que gastar más dinero procediendo a la instalación de un sistema de osmosis inversa.

Para instalación de descalcificadores, así como de cualquier componente de las redes hidráulicas, cuente con personal certificado profesionalmente. Infórmese con calma sobre los tipos de descalcificación y pregunte a profesionales directamente.

Para explicar lo que necesita o exponernos sus planes de mejora, escríbanos a través del formulario o hable directamente con los responsables de nuestra empresa.

INFORMACIÓN Y PRESUPUESTO ON-LINE