AQUI-EL-ALT
Consulta On-line
CONTACTE CON NOSOTROS

¿Cómo eliminar malos olores en las tuberías?

Los malos olores en las tuberías pueden convertirse en un grave inconveniente para los usuarios. Sin embargo, deben saber que este problema tiene solución en la gran totalidad de los casos, y que puede evitarse fácilmente si realizan un mantenimiento adecuado de sus redes de agua.



Causas de los malos olores en las tuberías

Los malos olores en las cañerías se producen de forma muy común como consecuencia de la acumulación de suciedad en estas. Si la acumulación de deshechos es muy grande puede producirse en consecuencia un atasco, que evite el paso del agua a través de la conducción. Esto, además de generar malos olores, puede derivar en un problema mayor si la tubería deja de funcionar y el agua no puede evacuarse correctamente.

Los elementos que pueden acumularse en las tuberías y producir malos olores son restos de comida que arrojemos por el desagüe del fregadero de la cocina, toallitas higiénicas a través del WC, diversos detergentes y jabones de mala calidad... Al descomponerse estos restos orgánicos se generan malos olores que se extienden por el hogar, algo que puede resultar muy desagradable.

El agua estancada también puede generar un caldo de cultivo para las bacterias y el moho que genere malos olores. La correcta inclinación de las tuberías puede favorecer que el agua no se estanque y circule correctamente. En la zona del sifón también es común que pueda producirse un estancamiento de agua, algo fácil de resolver si realizamos un mantenimiento periódico de la instalación.

La degradación de las tuberías por la acción de la humedad y las bacterias puede generar todo tipo de olores desagradables además de otro tipo de averías en las redes de saneamiento.



Eliminar los malos olores en las tuberías

Un método que los usuarios pueden emplear para eliminar de forma casera los malos olores en las tuberías es limpiarlas con una mezcla de bicarbonato de sodio y vinagre. Estos dos ingredientes son inocuos para el medio ambiente y una potente combinación para eliminar cualquier rastro de suciedad, bacterias, moho o grasa en las cañerías.

Arrojar un balde de agua hirviendo a través del desagüe es otra de las opciones más recurridas para poder eliminar los malos olores de las tuberías de forma casera. El agua hirviendo hace que la suciedad adherida a las paredes de las cañerías se disuelva y circule a través de la tubería hasta el alcantarillado.

Este, junto al método anterior, constituyen una buena forma de realizar limpiezas periódicas de las cañerías sin emplear productos químicos, que pueden producir corrosión en las tuberías y ser perjudiciales para la salud. En cualquier caso, se recomienda encarecidamente el contar con protección a la hora de maniobrar en las cañerías.

En ocasiones puede ser que estos métodos de limpieza caseros no surtan el efecto deseado y que sea necesario el recurrir a la ayuda de un fontanero profesional para poder realizar una limpieza más a fondo de las tuberías. La mayoría de empresas dedicadas a la fontanería disponen de todo tipo de material de avanzada tecnología que les permite poder acometer cualquier tarea en las redes de saneamiento. Este es el caso de los camiones cuba, una herramienta empleada en el sector para realizar todo tipo de desatascos y limpiezas con agua a presión, sin comprometer el buen estado de las tuberías donde se realice dicha técnica. Además, el agua a presión es uno de los métodos más eficaces para eliminar todo tipo de suciedad adherida a las paredes de las conducciones, haciendo que estas queden completamente limpias y por ende no emitan malos olores.



Consejos para evitar que las tuberías produzcan malos olores

Los malos olores en las tuberías pueden evitarse fácilmente si los usuarios siguen una serie de consejos muy sencillos. El mal olor procedente de las redes de saneamiento suele venir dado por un mal uso y mantenimiento de las tuberías.

El arrojar restos de comida por el desagüe del fregadero, aceite, grasa y otros elementos provoca la acumulación progresiva de suciedad en las tuberías. Cuando estos elementos se incrustan en las paredes e inician su descomposición, causarán un mal olor que se extenderá por el hogar.

De igual forma ocurre con el cuarto de baño. Si a través del WC arrojamos toallitas y otros deshechos como suele ser común, no solo provocaremos que se acumule suciedad en las tuberías si no que nos arriesgamos a generar un grave atasco para el cual probablemente necesitemos la ayuda de un fontanero experto para eliminar todos los sedimentos taponados que impiden el paso del agua.

Para evitar que a través de los desagües pasen diversos restos orgánicos podemos recurrir al uso de rejillas que se colocan sobre este para recoger todos los deshechos, y después el usuario podrá limpiar la rejilla para que el desagüe trague correctamente, sin que la tubería sufra daños.

El uso responsable de las redes de agua es imprescindible para mantenerlas en perfectas condiciones. Un mantenimiento periódico será muy necesario para conservar su buen estado y evitar averías que en un futuro puedan suponer un gran problema.

INFORMACIÓN Y PRESUPUESTO ON-LINE